8 pasos para una mejor ecualización

Paso 1: Encontrar la frecuencia

Encontrar la frecuencia correcta para manipular, por supuesto es lo más importante. Con el tiempo, algunas de las frecuencias más comunes (utilizadas) se convierten en segunda naturaleza, pero ¿qué pasa si usted está tratando con un nuevo sonido, o simplemente no tienen la experiencia para saber por dónde empezar? Aquí es una manera fácil de encontrar la frecuencia correcta.
Lo que necesita es un ecualizador paramétrico, o por lo menos un ecualizador que permite controlar la frecuencia. Aumentar una banda de frecuencias completamente. Si la banda tiene un control de “Q” que sea bastante alto (Q significa “factor de campana” y controla cuánto a ambos lados de la frecuencia están siendo afectados).
Entonces empieza un barrido lentamente de la frecuencia hacia adelante y hacia atrás hasta encontrar el punto del tono que desea enfocarse. Tome nota de la frecuencia y pon el EQ a cero. Usted ahora sabe la frecuencia que quiere manipular y puede cortar o aumentar adecuadamente.
Paso 2: Pensar primero antes de grabar
Antes de empezar con la grabación debe pensar donde quiere sentarse un instrumento en la mezcla, y lo que necesita para llevar esto a cabo. Por ejemplo, una guitarra acústica en un tema de dos piezas necesitará un sonido bastante rico y completo. Sin embargo, si graba una guitarra acústica en un tema de diez músicos, entonces cualquier plenitud de este sonido sólo terminará por contribuir a una mezcla borrosa.
Estas dos situaciones requieren una actitud muy diferente y por lo tanto, deben tratarse de manera diferente. Tomar su tiempo al comienzo del proceso de grabación a pensar qué papel tiene cada instrumento en la mezcla y planificar su tono. Esto debe afectar su elección de instrumento, mic, colocación del micrófono, y en qué tipo de habitación desea grabar.
Paso 3: Comprender en lo que usted necesita concentrarse
No pierda su tiempo y energía en entender que pasa si un instrumento individual suena mal cuando lo escuches solo, mientras suena genial en la mezcla. Cualquier pista individual sólo tiene que sonar bien por sí misma si la escuchas sola en algún punto de la canción; lo contrario lo que importa es cómo suena en la mezcla.
De hecho, las cualidades que hacen que un instrumento suena de manera fantástica reproducido solo a menudo son las que hacen más difícil de pulir en una mezcla completa.
Paso 4: No “Areglar en la mezcla”
La EQ debe ser el último recurso. Es decir, tratar de conseguir su sonido tan perfecto como posible desde el principio. Si usted ha seguido paso 2 entonces usted está a medio camino, pero no caigas en la mentalidad de “Lo arreglare en la mezcla”. Si usted no está completamente satisfecho con el sonido-tono que usted está recibiendo sin un ecualizador, siga intentándolo.
La colocación del micrófono puede ser uno de los factores más importantes aquí. No tenga miedo de perder el tiempo intentando diferentes colocaciones según sea necesario para obtener el tono adecuado. Tenga en cuenta que los pequeños cambios en la colocación pueden marcar una gran diferencia. 
Paso 5: Cortar con Q estrecho, aumente con Q amplia
Es una buena idea de cortar las frecuencias con un Q (campana) estrecha y de aumentar con un Q mas amplio. Esto ayudará a mantener su EQ más sutil.
Paso 6: Haga cortar frecuencias su primer opción
Hay dos razones por las que es mejor cortar que al aumentar. La primera razón es que una excesivo aumento de EQ en una mezcla generalmente resulta en pérdida de claridad. La segunda es que demasiado aumento de una frecuencia puede conducir a problemas de fase.
El resultado en su sonido puede ser drástico y es generalmente muy indeseable, pero vamos a dejar los detalles de los problemas de fase para otro tutoríal. Aumentar una frecuencia debe hacerse con moderación.
Paso 7: Comprobar el rango de frecuancias Low-Mid
El problema es que todas estas frecuencias graves-medios luchan acomodarse en la mezcla y si no tienes cuidado lo que quedará es un impresionante lío de sonidos .
Este problema es favorecido por el hecho de que las frecuencias bajas y medias tienen un punto de superposición para muchos de los instrumentos más comunes en la música moderna. La siguiente tabla muestra el rango aproximado de algunos instrumentos comunes, incluyendo sus armónicos. Ser conscientes de lo que está sucediendo en la gama baja y media de tus canciones y usar adecuadamente el EQ es muy importante. En algunos casos puede ser necesario cambiar el arreglo o la instrumentación de una pista para evitar un desastre en las frecuencias bajas y medias.
Paso 8: Crear espacio
Piense en su mezcla como un espacio físico. Más pones dentro en ese espacio, más pequeño el tamaño de los objetos para poder encajar bien. Por lo tanto, más instrumentos pones en tu mezcla, más difícil será para todo.
Así, con cada instrumento adicional en una mezcla, el más importante es para mantener un ojo en las áreas donde sus rangos tonales superponen (mirar nuevamente la tabla de paso 7). Cada instrumento tiene su propio lugar para sentarse en la mezcla, por lo que en cualquier momento existe un rango común de frecuencias y necesita escoger qué instrumento lleva la vanguardia en ese momento.
Para los instrumentos que tienen la misma gama básica, como bajo el bombo o dos guitarras, puede utilizar el ecualizador para resolver este problema de frecuencias superpuesta.
Esto significa que debe cortarse una frecuencia en un instrumento y aumentar en otro. En el ejemplo de un bajo y bombo, si aumenta el golpe del bajo (100 Hz) corta a 100 Hz desde el bombo.

Los comentarios están cerrados.